¡UN LUGAR PARADISIACO!

SAN JOSÉ

La capital de Costa Rica es espectacular,  una ciudad llena de muchas partes históricas por conocer, fuimos a hacer un tour por todo el centro de la ciudad para familiarizarnos con los lugares emblemáticos, donde nos dieron mucha información sobre la cultura costarricense.  San José es reconocida  entre las ciudades latinoamericanas por su alta calidad de vida, seguridad, globalización, desempeño ambiental, instalaciones, hospitales, museos y universidades, debido a que su gobierno no tiene ejercito y prefirió invertir ese dinero en estas cosas como una prioridad, siendo la sexta capital turísticamente más atractiva  de la región. Nos hospedamos en el hotel Intercontinental ubicado en Escazú, una de las mejores zonas en frente del centro comercial Multiplaza Mall, este hotel me pareció espectacular y la atención fue excelente,  tiene 4 diferentes restaurantes, bares, 3 piscinas, gimnasio, spa y otros espacios ideales para  una estadía perfecta, les recomiendo hospedarse en este lugar porque volvería mil veces más.

GUANACASTE

Costa Rica es uno de los países más ecológicos del mundo, un destino paradisiaco  conocido por sus hermosas playas, volcanes y su biodiversidad. Por eso, no solo fui a la capital (San José) sino, que quise conocer uno de los lugares  más  recomendados por sus hermosos paisajes y es Guanacaste, esta ubicado a 4 hora y media del aeropuerto internacional de San José, así que llegue de (Bogotá- San José) aproximadamente a las 9 de la mañana y me fui en una van para el hotel Jw Marriott Guanacaste, cuando llegue me enamoré de este lugar tan espectacular, el hotel tiene  vista al mar, varios restaurantes, bares, piscinas, jacuzzis, spa, gimnasio, mini market, heladería y muchas zonas para relajarse y disfrutar momentos inolvidables. En las tardes y noches el hotel hacia actividades lúdicas y de entretenimiento geniales: fogatas en la playa, música en el atardecer, bailes en la piscina etc…

Debo confesarles que cuando vi el primer atardecer me di cuenta  que era uno de los mejores atardeceres que había visto en mi vida. Fue un momento mágico donde le di gracias  Dios porque su creación es el regalo más hermoso y perfecto que nos ha dado.